El lehendakari Iñigo Urkullu y el presidente de la Generalitat Ximo Puig se reunieron por primera vez en Ajuria Enea. El encuentro estuvo precedido por las críticas del máximo responsable del Gobierno de Valencia a cuenta del acuerdo sobre el Cupo. Nada más conocer el acuerdo sobre el Cupo, Puig exigió la reforma de la financiación de las comunidades autónomas de régimen común, “para garantizar la igualdad de los ciudadanos del Estado”.

El 3 de mayo protestó manifestando lo siguiente: “si hay dinero para el Cupo Vasco también lo hay para la financiación de la Comunitat”. Un día más tarde elevó su tono hablando directamente de “discriminación” y amplió su reivindicación al “resto de las autonomías”.

Un día antes de la reunión, Iñigo Urkullu manifestó que estaba dispuesto a dar al president todo tipo de explicaciones sobre el “perfecto” acomodo legal en el marco constitucional y en el Derecho de la Unión Europea que tienen el Concierto Económico y el Cupo.

A pesar del programa oficial, Ximo Puig respondió a la pregunta sobre si el Cupo era un privilegio, a lo que dijo que “no”, apelando a que es una herramienta legal que como parte del sistema de Concierto Económico, está protegido por la Constitución. Además ha centrado sus reivindicaciones en reclamar al Gobierno central que corrija la “situación profundamente injusta” respecto a la financiación autonómica de régimen común.

Por otro lado, los gobiernos de Euskadi y Valencia han reclamado las transferencias de la gestión de los puertos y que se estudie la conexión ferroviaria entre ambas comunidades, especialmente entre los dos puertos.

Fuentes:

Fuente 1

Fuente 2

Fuente 3

Todas las categorías